Fumar en el embarazo es más tóxico de los que piensas

Todos conocen los efectos negativos que representa el simple hecho de fumar, comenzando por el cambio de coloración en los dientes y padecimientos relacionados, las molestias en la visión, las enfermedades en las vías respiratorias y el cáncer. Fumar simplemente deteriora la vida hasta el punto de que puede causar la muerte.

Los efectos secundarios que implica son terribles, en el caso de las mujeres tiene la capacidad de adelantar el comienzo de la menopausia, interfiere cuando son sometidas a tratamientos de reproducción asistida y como si fuera poco, aumenta el riesgo de sufrir infarto de miocardios.

Ahora bien, en las mujeres embarazadas los efectos son aún más devastadores, pues al igual que en la madre, ocasiona graves síntomas en los bebés. Las mujeres embarazadas que se niegan a dejar el cigarro, lamentablemente representan un porcentaje importante y pasan a sus hijos 4700 sustancias nocivas.

¿Cuáles son los efectos del cigarro en los bebés?

Cuando una mujer está embarazada y continúa fumando, estos son los efectos que la nicotina tiene en el bebé:

  • Pérdida de peso.
  • Detención del correcto desarrollo.
  • Asma.
  • Infecciones respiratorias.
  • Enfermedades cardiovasculares.
  • Otitis.
  • Síndrome de hiperactividad.
  • Déficit de atención.
  • Diabetes.
  • Cáncer.

¿Cómo lograr dejar el cigarrillo?

Diversas investigaciones han determinado que de las mujeres que están en edad reproductiva, el 25% de ellas fuman y una vez quedan embarazadas, el 50% no deja de hacerlo, incluso quienes logran dejarlo durante esta etapa vuelven a hacerlo una vez dan a luz.

Al mismo tiempo, dejar la adicción a la nicotina puede no ser fácil en ciertos casos, pero esto no quiere decir que sea imposible. Para cualquier mujer que lleve una vida dentro de sí, debe ser suficiente el conocimiento de los peligros a los que expone su propia vida y la del bebé. Además, existen algunas recomendaciones que pueden ayudar:

  1. Buscar ayuda.
  2. Definir un día para comenzar a dejar el hábito.
  3. Mantener pensamientos positivos y creer con firmeza que un lapso de 10 días aproximadamente, se acabará la necesidad de fumar.
  4. Evitar cualquier rutina que incite su uso.
  5. Premiarse por los avances, es decir, por cada día de abstinencia.
  6. Recurrir a la acupuntura.
  7. Tomar mucha agua, hacer ejercicio regular y apostar por un estilo de vida saludable que beneficie a ambos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *